Director: Saúl Galarza |

Imprime y crea PDF

Empresas que dañan a México: Columna Puntales por Agustín Vargas

Hogaresnoticia.com | admin 1 Comentario

Es curioso y paradójico que el director general de Grupo Financiero Banorte, Alejandro Valenzuela, haya declarado que “necesitamos mayor competencia, hay muchos oligopolios, muchos duopolios y monopolios, que por definición no le hacen favor a la economía”. 

• Reacciona la Condusef

• Los pasos de las sofomes

Por Agustín Vargas

Cuando el director de Banorte, Alejandro Valenzuela, encabeza la constitución y el fortalecimiento de uno más en el sector financiero, peleándose uno de los tres primeros lugares después de Banamex. Además de que el socio mayoritario del grupo, el empresario Roberto González Barrera, preside también al monopolio de la producción y comercialización de la tortilla en México.

Y tiene toda la razón, la dominancia de mercado que empresas como la que él dirige, ya sean mexicanas o extranjeras, le hacen daño a la economía pues imponen tarifas, comisiones, reducen puestos de trabajo y proveedores, inhiben la competencia y representan una fuerte presión para la sana operación de los funcionarios públicos reguladores y supervisores ante la costumbre de ofrecerles empleos mejor remunerados que el gobierno.

En los mercados pro-monopolistas como el nuestro, es común ver que los “peces grandes se coman a los chicos” para ganar cuotas de mercado y evitar a un competidor más. Grupo Financiero Banorte precisamente es lo que ha hecho en los últimos años. No hace mucho le compró al entonces Grupo Financiero Ixe su afore para después engullirse al grupo completo, bocado que todavía no acaba de deglutir cuando ya viene a sus fauces el 50 por ciento de Afore XXI, que dirige Tonatiuh Rodríguez, a través de una compra que algunos analistas la equiparan como hostil a la empresa norteamericana Prudential Financial.

En el caso de Ixe Banco ya se empieza a notar la influencia del nuevo patrón, pues de pronto ha enviado a sus clientes una carta en la que simplemente avisa que se les cobrará una comisión de 60 pesos mensuales por manejo de cuenta. En cuanto a la Afore XXI es preciso comentar que ésta siempre ha ofrecido mejores rendimientos que Afore Banorte, resulta obvio pensar qué política de precios y tasas predominará cuando se fusionen.

En materia de empleos, el mismo Alejandro Valenzuela informó hace unos días que la fusión de Banorte e Ixe arrojó la pérdida de 1,200 empleos, en su gran mayoría de ejecutivos del banco de la Torre Mayor, cifra que seguramente se incrementará con las bajas respectivas que arroje la compra de Afore XXI.

En cuanto a la inhibición de la competencia tenemos como gran ejemplo al mercado de las tarjetas de crédito al que es casi imposible penetrar con éxito por parte de bancos o empresas financieras medianas o pequeñas. El director de un banco mediano comentó en corto a este columnista, que en su empresa no tenían el plan de ofrecer tarjetas de crédito a sus clientes porque están resignados a que es imposible competir con las grandes instituciones financieras, entre ellas Banorte, y dio dos ejemplos de proyectos fallidos: las tarjetas Spira de Banco Invex de Juan Guichard, y aquel proyecto que iniciaron y nunca dio a luz JP Morgan Chase y precisamente Ixe Grupo Financiero para emitir plásticos.

Y finalmente, en cuanto al cohabitamiento entre funcionarios públicos y los grandes bancos, sólo queda poner como ejemplos, entre otros muchos, a la reciente integración de Alejandro Werner a BBVA Bancomer; al propio Alejandro Valenzuela, cuya carrera política le permitió abrir las puertas del banco fuerte de México y, como joya de la corona en este tipo de enroques, al mismísimo presidente de Grupo Financiero Banorte, el ex secretario de Hacienda y Crédito Público y ex gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez.

Reacciona la Condusef

Ante nuestra denuncia, en este espacio, el miércoles de la semana pasada, sobre la emisión de correos electrónicos phising y la clonación del portal de la Comisión Nacional de Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), que preside Luis Pazos, para tratar de defraudar al público con un supuesto servicios de blindaje de tarjetas de crédito y débito, ese mismo día el organismo emitió un comunicado de prensa para alertar a la gente sobre ese grave problema y aseguró que se presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República para “las acciones procedentes”.

Amigo lector, ¿crees que sabremos algún día de la aprehensión de los delincuentes cibernéticos?.. nosotros tampoco. Es más probable que la Condusef se vuelva un cliente más de los hackers financieros, disputándole el liderazgo a algunas instituciones crediticias, que hasta en eso encabezan la lista de bancos México, nada más que eso sí no lo presumen. Veamos si en su mega evento de la Semana de Educación Financiera que se inaugura este viernes 30 de septiembre, el titular de la Condusef expone alguna estrategia efectiva para combatir ese delito y dejarse de tanto rollo como en anteriores ocasiones.

Los pasos de las sofomes

Y hablando de Luis Pazos y la Condusef, resulta que sigue dorándole la píldora a la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), que preside Carlos Rahmane, al asegurar que las sofomes sí son supervisadas, si es que a eso se le puede llamar al hecho de iniciar esas empresas como cualquier changarro de cualquier giro comercial, y, en el mejor de los  pasos, inscribirse en el padrón de la Condusef, acción que obviamente más de la mitad incumple.

O quizá se refiera a la revisión de la información que las sofomes dan a sus clientes –las que sí están inscritas en su padrón y las que pertenecen a los grupos financieros-, para calificarlas como escolapios y poner estrellitas a los bien portados y orejas de burro a los que continúan usando letra chiquita y literatura inaccesible para el más experto del lenguaje cantiflesco o leguleyo.

Pero la afirmación del ideólogo de los economistas de derecha, dio pie a que Rahmane arremetiera nuevamente, en la pasada convención de la asociación que preside, contra la regulación de las sofomes, no obstante que en el evento se constituyó en un rosario de las deficiencias, carencias y debilidades por las que sus agremiados y las sofomes que rayan en la informalidad, no pueden obtener fondeo de la banca de fomento. Se denunció que hay sofomes que la totalidad de su crédito la otorgan a una sola empresa.

Rahmane insiste en la autorregulación y certificación gremial de las sofomes; sin embargo, cabría preguntarse cuál es la preocupación porque estas empresas tengan que reportar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) sus niveles de capitalización, reservas, utilidades, cartera de créditos, número de clientes y sobre todo el origen de los recursos con que se fondean y dan financiamiento.

Bueno, es tan atractivo el esquema de la sofom no regulada que el banco brasileño Itaú analiza entrar al mercado financiero mexicano bajo ese esquema, para después convertirse en banco comercial. Hasta ahora, con las empresas mexicanas, eso ha sucedido a la inversa, las sofoles con problemas se han convertido en sofomes y los bancos han abierto este tipo de empresas para aprovechar sus ventajas fiscales, discrecionales y de manipulación de cartera vencida.

Escríbanme a: suplementohabitat@yahoo.com.mx y síganos también en www.suplementohabitat.com.mx
*Periodista. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Derecho. Especialista en temas de Economía, Finanzas y Negocios.
 
COMPARTE LA LIGA DE ESTA COLUMNA: http://bit.ly/qy1ufl
Quieres estar bien enterado, dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook

 

Categoría: Nuestro Invitado

Comenta:

Una Respuesta

  1. franquicias dice:

    momento regular para nuevos negocios con la situacion economica ahora





Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player